Qué comer durante el embarazo

que comer durante el embarazo

Es una duda muchas veces planteada; ¿es recomendable seguir una alimentación vegetariana si estás embarazada?. Pues la verdad es que es un tema complejo.

Definitivamente no se recomienda que una persona omnívora, se convierta en vegetariana justo en pleno embarazo, ya que el cuerpo estará pidiendo alimentos de forma variada, como ya se ha acostumbrado.

Pero si ya eres vegetariana, deberás hacer algunos ajustes a tu dieta para que tu bebé se desarrolle sano y fuerte.

En primer lugar deberás incluir mayores cantidades de hierro, que es un componente vital a la hora de producir glóbulos rojos. Como bien sabrás, el mayor aporte de hierro con el que contamos es a través de la carne, pero hay otras formas de ingerirlo. Incluye a tu dieta una buena cantidad de legumbres, nueces, cereales integrales, verduras de hojas verdes, frutos secos.

También aumenta el consumo de calcio, así que bebe mucha leche o de verduras como el brócoli. Ten en cuenta que la cantidad diaria de nutrientes deberá aumentar, no así las calorías. En promedio, lo recomendable es consumir unas 2500 calorías diarias.

Índice

    Embarazo y aumento de peso

    Desde siempre hay un debate instalado en torno a la alimentación de las embarazadas y la cuestión del aumento de peso durante este período.

    Si bien los especialistas recomiendan que este aumento se encuentre entre los 9 y 11 kilos, es una realidad que no puede considerarse esta una regla fija cuando hablamos de mujeres que comienzan la gestación con muy bajo peso o con un serio problema de obesidad.

    Lo cierto es que para un mejor embarazo lo ideal es no aumentar más de lo debido y esto se calcula en base al índice de masa corporal de la futura mamá; cálculo que si bien lo podemos realizar nosotras mismas con una ecuación tan sencilla como la siguiente, sería mucho mejor que sea controlada y diagnosticada por un profesional en nutrición.

    La forma de calcular tu IMC es: dividir tu peso por la altura elevada al cuadrado. Por ejemplo: una mujer que pesa 55 kg y mide 1,65 mt debe realizar la siguiente cuenta: altura al cuadrado = 1,65 x 1,65=2,72; para luego calcular: 55 % 2,72=20. El IMC de esa futura mamá será de 20. Ahora bien, ¿qué consideraciones hay respecto del IMC?

    • Con un IMC menor de 20 la futura mamá se encuentra en la línea del bajo peso por lo que deberá aumentar durante el embarazo entre 12 y 18 kg.
    • Con un IMC entre 20 y 25 la futura mamá está en un peso normal por lo que deberá aumentar entre 11 y 16 kg.
    • Con un IMC entre 25 y 30 la futura mamá está con un sobrepeso por lo que deberá aumentar entre 7 y 11 kg.
    • Con un IMC de más de 30 la futura mamá tiene un problema de obesidad por lo que no podrá aumentar más de 6 a 7 kg.

    Para ello hay ciertas comidas que deberán evitarse estrictamente y otras que deberán incluirse sin excepción.

    Nutrición básica y sana

    Combinar la actividad física con el equilibrio emocional y una sana nutrición, es un complemento perfecto para tu bienestar general, para ello consulta un profesional para que pueda guiarte mejor.

    La alimentación estará hecha acorde a su peso actual, altura y actividad física que realice, el comer de manera sana colabora a que pueda quemar calorías con más facilidad porque la caminata u otras actividades estimulan el metabolismo entonces podrá digerir los alimentos de otra manera.

    Consumir verduras y frutas frescas es un básico de la excelente nutrición, la ingesta de cereales con altos contenidos en fibras y derivados integrales normalizará su metabolismo, consuma lácteos en cualquiera de sus variedades porque fortalece los huesos (trata de que sean light por el contenido graso de los mismos), incorpore las carnes blancas una o dos veces por semana protegiendo su corazón y vasos sanguíneos (no abuse de las carnes rojas).

    Beber mucha agua o jugos naturales, es una manera de eliminar las toxinas del cuerpo … disminuya de manera paulatina la ingesta de café pues provoca aumento de la frecuencia cardiaca, celulitis y oscurece los dientes.

    Elegir los alimentos para una correcta nutrición favorecerá a nuestro cuerpo y al bienestar general, consumir carne roja o de pollo teniendo la palma de la mano como parámetro del tamaño de la porción, una copa de vino ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, las golosinas o “cositas ricas” no tienen nutrientes y si mucha azúcar (busca en las dietéticas postres como higos con una nuez, galletitas de algarrobo con semillas de sésamo, pancitos integrales, galletitas de soja con membrillo etc) y sin duda reducir la cantidad de sal en las comidas.

    La cantidad de líquido que debes tomar es dos litros y medio de líquidos como ser: agua, jugos, té, licuados;  incorporar las frutas secas para cuando te den ataques de hambre es un truco interesante, combinando y complementando: legumbres, frutas, vegetales, verduras, cereales, lácteos, azúcar negra, harinas integrales y otros derivados descremados podrá equilibrar su organismo.

    Es decir, la actividad física con una alimentación “nutritiva” como la mencionada hará de tu cuerpo una potencia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información