Qué comer en Cuenca

comida en cuenca

Cuenca, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, está considerada la Atenas de los Andes. Esta ciudad está situada al sur de Ecuador, también en la zona andina y a una altura similar a la de Quito, por encima de los 2500 metros.

En Cuenca pueden encontrarse vestigios coloniales en su centro histórico, para muchos si Quito es la ciudad esplendida, la capital del Ecuador, Cuenca es la ciudad más bonita.

En esta ciudad existen hasta 52 iglesias y monasterios, como se suele decir uno por cada domingo del año.

Caminando por sus calles y viendo la arquitectura de éstas, bien podría recordar a cualquier ciudad española, pero al cruzarnos con las muchas nativas que lucen sus polleras y trajes folklóricos nos damos cuenta que estamos en Ecuador.

Si tienes intención de visitar esta ciudad de los andes ecuatorianos te recomendamos que lo hagas o bien desde el mes de mayo hasta el mes de septiembre o bien desde diciembre hasta principios de febrero, ya que el resto del año las temperaturas bajan bastante y suelen haber muchas lluvias.

También se aconseja el poder ir equipado con algún fármaco que evite el malestar de estar a tanta altura, recordemos que ambas ciudades están por encima de los 2500 metros de altitud.

Índice

    Lo que hay que probar en Cuenca

    Ahora vamos a conocer cuales son sus platos típicos y los que no puede dejar de degustar. Cuenca, como casi todo Ecuador, comparte muchos de sus elementos gastronómicos del resto de las provincias rurales y pastoriles.

    De allí la calidad de sus materias primas, el respeto por las tradiciones, su cocina de platos fuertes y gran poder calórico.

    Entre las entradas vale la pena destacar los chinguiles (empanadas), empanadas de morocho, de ambato, guaguas (galletas), mote pillo o mote pata (plato de mote, mezclado con huevo y queso), las humitas, el tamal de papa, torrejas de choclo, niños envueltos y los tamales.

    Otro detalle bien característico y que usted notará  a lo largo del país es la devoción por las sopas, entre ellas no puede dejar de pedir el locro de granos tiernos, la crema de chocho (cueros del chancho), sopa de achochas, ajiaco, locro de chochos, locros de papa con cueros, sopa de pan, sancocho serrano, ají de carne, sopa de quinua, ají de librillo, sopas de arvejas con guineo y la sopa de chagra.

    También debemos destacar que tanto los gazpachos y las ollas, como el cordero y la caza, son sus insignias características más destacadas.

    Entre sus platos más clásicos se encuentra el ajoarriero, una preparación a base de bacalao, ajos, patatas, pan rallado, huevos cocidos  y aceite de oliva.

    Pero sin dudas lo que no puede dejar de pedir es el menú cuencano, son las carnes San Joaquín, para los que no saben de que hablamos es como si fuera una parrillada pero de chancho. Pero además lleva habas, queso, choclo y las clásicas papas con cueros.

    Cuando vaya a un restaurant céntrico no deje de pedir los postres cuencanos, entre ellos se destacan la espuma de naranjilla, manzanas en salsa de mora, moras borrachas, dulce de babaco, dulce de higos, prístinos, colada morada, alfajores, natilla, dulce espumoso de taxo, dulce de zanahoria y el zambo en almíbar.

    Un consejo que debe tener en cuenta cuando salga a cenar es que los restaurantes de Cuenca cierran temprano, por lo que si usted está acostumbrado a salir cerca de las 10 de la noche cambie su habito para las 20 horas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información